*
Una crisis energética
se avecina;

el "peak oil" toca a nuestra puerta.

En el año 2005 yo escribí lo siguiente como entrada de este blog: "En los próximos años, la humanidad estará inmersa en una gran crisis energética global". Ahora, seis años después (marzo 2011) se puede decir, que la humanidad se encuentra inmersa en una crisis energética global, provocada por el choque entre dos componentes opuestos, uno social, la creciente demanda de recursos de la población mundial y el otro físico-geológico, las limitadas y finitas reservas de recursos energéticos y mineros. Tal y como si se tratara de dos trenes a alta velocidad que corren sobre una misma vía en dirección opuesta.

La demanda mundial de petróleo y de recursos mineros, va ligada estrechamente al crecimiento económico. A mayor crecimiento, mayor es la demanda de estos recursos el agotamiento de los yacimientos de hidrocarburos del mundo. El impacto no augura nada bueno. Aunado a lo anterior, los hallazgos de nuevos campos petroliferos tuvieron sus mejores años en la decada de los 60's, y por ahora los descubrimientos son casi nulos, o se encuentran en zonas de muy compleja extracción. Hoy en día se descubre un barril de petróleo por cada 5 que se consumen.

El petróleo empieza a escasear, y esto es grave para la sociedad moderna, dado el enorme grado de dependencia de las actividades industriales y del transporte, a la energía proveniente del petróleo.

Todo lo que hoy hacemos, tiene un vínculo invisible al petróleo. Zapatos, llantas, fertilizantes, fuerza mecánica, combustible, transporte, alimentos, viajes, vidrio, todo producto industrial o actividad moderna depende de este recurso fósil que se está agotando rápidamente. Inclusive, construir o darle mantenimiento a una central de energía solar o eólica requiere de mucho petróleo, pues todos sus componentes son transportados en vehículos que consumen combustibles fósiles.

El panorama es sombrio pues a la fecha no hay en desarrollo suficientes proyectos petroleros en el mundo, para hacerle frente al agotamiento de los yacimientos existentes, al mismo tiempo que la demanda de hidrocarburos no deja de crecer. La disminución del consumo en EEUU y Europa debido a la crisis económica mundial, ha sido sustituida por el aumento del consumo en China, India y otros países en desarrollo.


El mundo consume en tan solo un día 85 millones de barriles de petróleo, lo que genera un total anual de 30,000 millones. Si se compara esta cantidad, con las reservas probadas de México, que son de 16,000 millones de barriles en total, se puede entender el apremio de la situación, ...el consumo mundial puede agotar las reservas mexicanas en tan solo 6 meses.

El 70% de la producción de petróleo del mundo, sale de campos muy viejos o muy maduros que se explotan desde hace más de 30 años, a los cuales se les tiene que inyectar agua y gas para mantenerlos activos. Un ejemplo elocuente de la gravedad de la situación, es lo que ocurre en el yacimiento Cantarell en el Golfo de México. La extracción se inició en 1979 y alcanzó su máximo de producción en el año 2004, con poco mas de 2 millones de barriles diarios. Para fines del año 2009 el campo solo produjo medio millón de barriles al día (ver gráfica). El pronóstico para Cantarell es su pronta extinción. Lo mismo ocurre con casi la totalidad de yacimientos en el Mar del Norte y afecta tanto la produción de Noruega como la de Inglaterra.

Asi mismo, la prospección para encontrar nuevos campos petrolíferos no da espacio al optimismo. Para consumir petróleo primero se tiene que encontrar, y el resultado de esa busqueda en los últimos 10 años ha sido raquítica. La historia demuestra que el periodo en el que mas petróleo se encontró fue la década de los 60's, en donde facilmente se lograron 50 mil millones por año. La taza de descubrimientos hoy en día se ha desplomado a tan solo 7 mil millones de barriles de petróleo al año, y peor aún, el petróleo que se descubre es de menor calidad, se encuentra en regiones lejanas, riesgosas y con una alta complejidad para su desarrollo.

En un año la humanidad consume 30,000 millones de barriles de petróleo y solo se reponen en nuevos descubrimientos, 7,000 millones, es decir, que por cada 5 barriles consumidos, se descubre solo 1.

La capacidad de producción mundial de petróleo esta cediendo ante el agotamiento de la producción existente, el aumento del consumo, y la falta de hallazgos, por tanto, la sociedad está cerca de experimentar una amplia escasez de petróleo.

La complejidad y el tamaño de la estructura del transporte, el comercio y de la industria mundial, no permite una fácil solución al enorme consumo energético a partir de fuentes alternativas de energía como el etanol, la energía solar o la eólica.

Después de 35 años de desarrollo y de investigación de nuevas tecnologías, el aporte conjunto de todas las alternativas energéticas no supera el 0.5 % del consumo mundial de energía. Ninguna fuente presenta tantas prestaciones y tantas facilidades como las que ofrece el petróleo.

Aun así, la urgencia y la preocupación por la mantener la seguridad energética en las naciones desarrolladas, ha llevado a los gobiernos de estos países, a implementar con "premura" y en ocasiones sin un correcto analisis, diversas fuentes alternativas al petróleo.

Sin embargo, la nueva capacidad de generaci
ón de energía "renovable" que se va instalando cada año en todo el mundo, está quedando muy rezagada, ya que es comparativamente modesta con respecto al aumento de la demanda global de energía y del agotamiento de la produccion de petróleo. En conclusión, no se alcanza a sustituir lo que estamos perdiendo con el declive del petróleo y virtualmente nos estamos quedando sin energía para montar una nueva infraestructura que nos permita hacer una transición energética ordenada.

El petróleo aporta hoy en día el 36% del consumo mundial de energía y es el combustible vital para la extracción y obtención de otras fuentes de energía como el carbón (24%) y el gas (22%).

La mayor parte de los grandes daños ambientales al planeta están asociados a derrames durante la explotación, refinación y distribución de este recurso. Además, a la combustión de hidrocarburos en el transporte, que provoca gases de efecto invernadero.


Las economías, enormemente dependientes de esta
energía fósil, operan bajo la lógica del "crecimiento constante" (o infinito), es decir, cada año debe haber en los resultados económicos de un país, un aumento positivo con respecto al periodo anterior, pero entonces ¿hasta donde llegaremos? ...si la economía crece, así también lo hace el consumo de energía.

Las malas noticias al parecer, son que la producción mundial de petróleo empezará a declinar entre el 2007 y el año 2010, según geólogos e ingenieros expertos en la materia, que conforman la Asociación para el Estudio del Agotamiento del Petróleo, llamada ASPO (http://www.peakoil.net/).



Edgar Ocampo
http://www.crisisenergetica.org/